Desde Fundación Emet Arcoiris utilizamos herramientas terapéuticas activas para que las mujeres que pasan por nuestros centros puedan recuperar su autonomía y autoestima, a la vez que se encuentran en un ambiente de seguridad. Además, están acompañadas por otras mujeres y por personal profesional. Por ello, actualmente, hemos realizado varios talleres de danzaterapia, tanto con las mujeres de la Comunidad Terapéutica La Muela como con las mujeres, niños y niñas del Centro de Acogida Humanitaria Ödos.  El Ayuntamiento de Montalbán ha facilitado estos talleres.

Hay numerosos trabajos e investigaciones sobre cómo  personas con necesidades especiales y trastornos mentales han descubierto nuevas posibilidades terapéuticas con la danza. Alrededor de los años 50 ya se probaron los efectos positivos de la danza en personas que padecían trastornos mentales de mayor intensidad (por ejemplo, en pacientes que no hablaban). Actualmente, se conoce a Franziska Boas, Marina Chace, Liljan Espenak, Mary Whitehouse y Trudi Schoop como las Madres de la Danzaterapia. Todas ellas crecieron en la época de la danza moderna y para ese entonces ya tenían mucha experiencia con la danza como medio de expresión artístico. Gracias a las experiencias vividas en sus estudios de danza y al contacto con terapeutas de la psicología profunda, se redescubrió la danzaterapia. Sin embargo, ninguna de ellas era psicóloga, psicoterapeuta ni enfermera.

En la actualidad se considera una técnica avalada para trabajar como terapia y se considera el uso psicoterapéutico del movimiento como proceso que tiene como meta integrar al individuo de manera física y emocional. De esta forma, las mujeres de los centros de Emet Arcoiris y Ödos trabajan por integrar su mente con su cuerpo y entender su cuerpo mejor.

DANZATERAPIA 2