El viernes fue un día especialmente emotivo para nuestra Fundación. La recogida del Premio Meridiana 2016 marcó no solo ese día sino todo un fin de semana de felicitaciones que agradecemos enormemente.

Estos, y la mayoría de los reconocimientos, se entregan físicamente a personas que representen a la entidad que los recibe. Eso es algo asumido, pero en este caso este reconocimiento se hace a la Comunidad Terapéutica La Muela y no era posible que todos subiesen a recogerlo!

Es el premio a un trabajo de todo un equipo compuesto por su directora, médicos, psicólogas, trabajadoras sociales, educadoras, intendente, monitor ocupacional, cocinera, cocinero y voluntarios. Pero todo el que ha podido ver el día a día de este equipo resalta que es algo más que un trabajo, es una vocación. Todos tienen claro que el objetivo es acoger, entender, apoyar y empoderar a todas y cada una de las mujeres que han pasado, pasan y pasarán por La Muela, para que vuelvan a formar parte de una sociedad que no ha sido muy justa con ellas.

Los miembros de este gran equipo se implica y se involucra no para que se le reconozca, pero, como todos podemos imaginar, es alentador y reconfortante que alguien te de una palmadita en la espalda y te diga: ¡Adelante que lo estás haciendo bien! Y si ese alguien, como es el caso, es una institución con el reconocimiento y el rigor de Instituto de la Mujer de Andalucía, la palmadita se convierte en un gran aliciente para seguir y para seguir mejorando.

Enhorabuena a todo el equipo de La Muela por ese premio que disfrutamos también el resto de la Fundación Emet Arco Iris

Auxiliadora Fernández

Directora General de la Fundación