Este miércoles 25 de noviembre se celebra el acto conmemorativo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se celebra cada año a cargo del Ministerio de Igualdad y la Delegación del Gobierno Contra la Violencia de Género. En el acto se hará la XVII entrega de los reconocimientos a personas e instituciones cuya labor en la erradicación de la violencia contra las mujeres ha destacado especialmente.

Entre los reconocimientos destaca el Proyecto Ödos,  liderado por Fundación EMET Arco Iris en  Córdoba desde su centro ubicado en Montilla, por la atención integral a mujeres y sus menores de origen africano como prevención secundaria de la trata con fines de explotación sexual, representado por Auxiliadora Fernández López, directora General de la Fundación EMET Arco Iris.

El Centro de Acogida Ödos es una iniciativa piloto en España dirigida a proteger a estas mujeres, niños y niñas en situación de especial vulnerabilidad. Para lograrlo, se diseño una intervención integral que abarca las áreas jurídico-administrativa, sanitaria, psicológica, social y educativa y ofrecemos itinerarios de protección personalizados que constan de dos fases:

  • Fase I de primera acogida. Esta primera fase tiene una duración aproximada de 3 meses y se lleva a cabo en el Centro Ödos de acompañamiento e intervención integral, ubicado en Córdoba. Durante este tiempo se observa la relación entre las mujeres y los niños y niñas que las acompañan y se elabora un itinerario de protección personalizado atendiendo a las especificidades de cada caso. Durante su estancia en el centro, sus necesidades básicas son cubiertas (alojamiento, manutención, ropa, calzado e higiene) y reciben una atención integral en las áreas jurídico-administrativa, sanitaria, psicológica, social y educativa con el objetivo de favorecer la protección y el bienestar psicosocial de las familias.
  • Fase II de acompañamiento para la inclusión en la sociedad de acogida. Una vez finalizada su estancia en la Fase I, ofrecemos la posibilidad de acceder a otros recursos. Esta segunda fase no tiene una duración predeterminada ya que los procesos de inclusión en la sociedad de acogida varían notablemente en función de cada caso. Por este motivo, ofrecemos una atención continuada y flexible que permita la inclusión en la sociedad y la construcción de un futuro seguro y digno alejado de cualquier tipo de explotación.