Hace un tiempo hubo una sentencia que declaraba al éxtasis substancia no nociva para la salud, que no creaba dependencia. Igualmente hay expertos que sostienen que el propio éxtasis como la Eva ,Adán, Droga del Amor, Caviar y otras drogas sintéticas pueden ser peligrosas desde el punto de vista médico pero que no crean dependencia.Otra cosa es lo que se puede aportar desde el campo de  la Psicología, desde donde  está claro que produce dependencia aunque sea de fin en fin de semana o de fiesta  en fiesta, como dicen.

Crea pendencia desde el punto en que los jóvenes las necesitan para divertirse, para relacionarse, para evadirse, y eso ya de por sí es importante, pues distorsiona  la realidad, sin que me sirva el argumento de que les pone en contacto con otra realidad igualmente.Indudablemente,  afectan a la psique de la persona, condicionan su vida durante y entre períodos de consumo y está demostrado que los psicoestimulantes  afectan a la percepción de los fenómenos y las cosas.

En un ensayo con arañas a las que se les suministró LSD, un alucinógeno que utilizan en las mezclas para fabricar las drogas de diseño, se comprobó que las que lo habían tomado no sabían tejer la tela y ésta quedaba convertida en un tremendo caos, en contraposición con el orden y la perfección característicos de las demás.El ejemplo habla por sí solo, probablemente si la araña hablara nos diría que se lo pasó bomba, que vio, olió, sintió y experimentó  sensaciones inimaginables para las otras, pero habría que preguntarle si sabía qué precio tendría que pagar por ello

No faltará quien diga que es aburrido estar toda la vida tejiendo y sujeto a un orden, y que no merece la pena vivir así; bien, aún admitiendo que eso es discutible, mejor expresarlo  de esa manera que disfrazar la realidad diciendo y defendiendo que no perjudican a la persona.