Mi anterior envío sobre la película “Heroína” quedaría incompleto sin hacer referencia a un documental que se realizó sobre la movilización de las madres gallegas con hijos adictos a la heroína y el movimiento social al que dio lugar, además de una mirada histórica sobre el papel que jugó Carmen Avendaño.
 
     Nos refereimos al documental ‘Ni locas ni terroristas’.
     La realizadora chilena Cecilia Barriga relata en este documental el trabajo y la lucha de un grupo de madres gallegas cuyos hijos son víctimas de la droga. Ante tal situación, este grupo de mujeres decide crear la Asociación Erguete -una asociación sin ánimo de lucro que opera en el Baixo Miño desde 1990 y se dedica a tratar problemas de drogodependencia- e iniciar una feroz lucha contra el narcotráfico a fin de que los beneficios de dicha práctica se utilicen para la reinserción social de los jóvenes afectados.
     Así, a partir de los testimonios de cinco madres afectadas, Dora Fernández, Josefa Román, Fina Sánchez, Sara López y Carmen Avendaño, la cinta pretende reproducir la lucha, casi siempre silenciosa, de tantos afectados por la adicción a la heroína.
     Un interesante documental de 30 minutos de duración que ayuda a entender el origen de muchas organizaciones de ayuda a drogodependiente en España, el papel jugado por las madres, y que refleja la situación que vivió el país en lo que se conoce como ‘crisis de la heroína’.
 
Javier Martín.