• Banner Web Prevenc Adicciones

Si eres alumno y quieres más información a cerca de este tema, puedes solicitarla en el correo:

mail controla@fundacionarcoiris.org

Si eres profesor y quieres registrate en el curso online, haz clic en el siguiente botón:

Regístrate en el curso

¿Tienes alguna duda? Te dejamos un listado de preguntas frecuentes que te pueden servir de ayuda

¿Qué es una droga?

-Según el diccionario de la RAE (2014), el término droga se define como: “Sustancia o preparado medicamentoso de efecto estimulante, deprimente, narcótico o alucinógeno”.

-Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), droga es toda sustancia que introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce de algún modo una alteración del natural funcionamiento del sistema nervioso central del individuo y además es susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas.

Por tanto, el término droga se refiere a toda aquella sustancia que introducida en el organismo, independientemente de cual sea la vía de administración, y siendo administrada por el propio individuo sin prescripción médica, produce alteraciones en el sistema nervioso central del mismo.

¿Cómo se clasifican las drogas?

Las drogas pueden clasificarse de tantas formas como aspectos se tenga en cuenta, bien por drogas naturales o sintéticas, drogas blandas o duras, legales o ilegales, etc. Si bien es cierto las consecuencias que pueden entrañar este tipo de clasificaciones y aquellos creencias erróneas sobre las drogas a las que dan lugar, como que el alcohol, el tabaco y el cannabis son drogas blandas y por ello menos perjudiciales para la salud. Siendo el hecho objetivo que la morbilidad, mortalidad y gasto sanitario asociadas al alcohol y el tabaco es mucho mayor que el de todas las demás drogas ilegales juntas, (En España, la mortalidad atribuida directamente al tabaco y al alcohol es de 55.000 y 12.000 personas al año respectivamente).
La forma más práctica y precisa de clasificar las drogas es por los efectos que producen en el Sistema Nervioso Central, y es así como se estructuran a continuación:

DEPRESORAS: Disminuyen o retardan el funcionamiento del sistema nervioso central. Producen alteración de la concentración y en ocasiones del juicio; la disminución de la apreciación de los estímulos externos; relajación; sensación de bienestar, apatía; disminución de la tensión; desaparición de la angustia.
– Alcohol
– Hipnóticos ( barbitúricos y no barbitúricos )
– Ansiolíticos
– Analgésicos ( morfina, heroína, codeína )
– Antipsicóticos

ESTIMULANTES:Son drogas que aceleran la actividad del sistema nervioso central provocando euforia, desinhibición, menor control emocional, irritabilidad, agresividad, menor fatiga, disminución del sueño, excitación motora, inquietud. Dentro de este grupo encontramos la cocaína, pasta base, crack, anfetaminas, cafeína, éxtasis. La forma de administración es variada, ingestión, inyectada por vía intravenosa o aspirada.
-Estimulantes mayores: anfetaminas, cocaína.
-Estimulantes menores: nicotina, cafeína.

PERTURBADORAS: Actúan sobre el sistema nervioso central produciendo alucinaciones o ensueño, alteran la sensopercepción. Modifican el estado de vigilia, la noción de tiempo y espacio, produce la exageración de las percepciones sensoriales, en especial de los sentidos de la vista y del oído. En este grupo incluimos la marihuana, hachís, L.S.D., peyote y mezcalina, hongos, inhalables.
-Alucinógenos: LSD, Mezcalina.
– Derivados del cannabis
– Disolventes volátiles
– Drogas sintéticas

¿Cuándo se considera una intoxicación por drogas?

La intoxicación es el cuadro que sigue a la ingestión o asimilación de la droga, que produce alteraciones a nivel de conciencia, cognición, percepción, del comportamiento o de las respuestas fisiológicas o psicológicas. Los criterios que definen una intoxicación son:

-Presencia de un síndrome específico de una sustancia.

-Cambios psicológicos o comportamentales derivados del efecto de la sustancia en el SNC, (agresividad, labilidad emocional, deterioro de la capacidad de juicio y de la actividad laboral y social).

Los cambios que habitualmente aparecen asociados a la intoxicación por drogas son alteraciones en la percepción, atención, vigilancia, pensamiento, capacidad de juicio, psicomotricidad y conducta interpersonal. Hay que destacar que los efectos que acompañan a las intoxicaciones por drogas varían para cada sujeto, dependiendo de la sustancia, de la dosis, del patrón de consumo, de la tolerancia del individuo, de las expectativas del sujeto en relación con los efectos esperados de la sustancia, del entorno o contexto en que se consume.

¿Qué es la tolerancia y el síndrome de abstinencia por drogas?

La tolerancia es:

-La necesidad de consumir cantidades crecientes de la sustancia para conseguir el efecto deseado.

-El estado de adaptación del organismo, caracterizado por la disminución de las repuestas a la misma cantidad de droga.

Por otro lado , la abstinencia es el conjunto de síntomas psico-físicos que se manifiestan al interrumpir bruscamente la administración de la droga. Se ha de tener en cuenta diversos aspectos:

-Cada droga requiere un tiempo distinto para producir síndrome de abstinencia, asimismo también influyen las características personales del sujeto.

-La abstinencia se debe a la disminución de la concentración en sangre o tejidos de una sustancia en un individuo que ha mantenido consumos prolongados.

-Los síntomas que aparecen no se deben a enfermedad orgánica y no se explican por la existencia de un trastorno mental.

-Consumos frecuentes en cantidad y por períodos superiores a los inicialmente deseados.

-Deseo persistente o esfuerzos infructuosos para controlar o interrumpir los consumos de drogas.

-Empleo de mucho tiempo en actividades dirigidas a la obtención de la sustancia, a su consumo o a la recuperación de sus efectos.

-Abandono o reducción significativa de actividades laborales.

-Después del consumo de drogas, el cerebro no queda intacto.

Las drogas producen unas profundas modificaciones en el cerebro, que en muchos casos, se mantendrán a lo largo de toda la vida. En resumen, el individuo ha perdido el control sobre la sustancia y su consumo se convierte en la máxima prioridad en su vida.

Hasta hace pocos años algunos autores distinguían entre dependencia física y dependencia psicológica. En realidad, esta distinción no tiene mucho sentido, ya que son dos procesos que van íntimamente ligados y todos los fenómenos psicológicos tienen una base orgánica en el SNC. Pero la dependencia física o fisiológica se relaciona con el síndrome de abstinencia mientras que la dependencia psicológica está en relación con el fenómeno de craving.

El término inglés craving (mono) hace referencia a un deseo extremadamente intenso e irrefrenable de auto administrarse una sustancia. Algunas drogas como el alcohol, el tabaco o la cocaína tienen más facilidad para provocar este fenómeno en personas dependientes o consumidores habituales. El craving puede aparecer semanas o meses después de haber abandonado el consumo y superado el síndrome de abstinencia agudo. Los fenómenos de dependencia, intoxicación y abstinencia no aparecen en todas las sustancias.

¿Qué es la adicción o dependencia a las drogas?

Una de las características más importantes de algunas drogas de abuso es su capacidad para producir problemas de dependencia o adicción.
Hábito, adicción, drogodependencia, drogadicción…son términos coloquiales utilizados para lo que el manual DSM-V (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) define como trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos.

La dependencia a sustancias se refiere al conjunto de síntomas cognoscitivos, comportamentales y fisiológicos que indican que un individuo continúa consumiendo una sustancia a pesar de la aparición de problemas significativos relacionados con ella.

En el paciente dependiente existe un patrón de autoadministración e intoxicación repetida que a menudo lleva a la tolerancia, síntomas de abstinencia y a una ingestión compulsiva de la sustancia.

¿A dónde puedo acudir para conocer más sobre la prevención y tratamiento de problemas relacionados con el consumo de drogas?

Nuestra Fundación Emet Arcoiris Nuestra lleva más de 30 años dedicada a la atención especializada de personas con problemas de adicción y menores en situación de riesgo con problemas de conducta. Así mismo, participamos en acciones de cooperación con países en vías de desarrollo y realizamos programas de prevención y detección en jóvenes y adolescentes.

Si tiene cualquier duda contacte con nosotros a través de la página web fundacionarcoiris.org, en el facebook FundacionEMETarcoiris o en twitter @EMETarcoiris

¿Cuáles son los factores de riesgo que se vinculan a la adicción a las nuevas tecnologías?

Los factores de riesgo que están ligados a la posible adicción a las nuevas tecnologías pueden ser:

– Ser adolescente. Los adolescentes son considerados un grupo de riesgo, porque la búsqueda continua de nuevas sensaciones les hace tener un comportamiento impulsivo, además son el colectivo que más se conectan a Internet y que más familiarizados están con las nuevas tecnologías.

– Vulnerabilidad. Hay personas más vulnerables que otras a las adicciones, además tenemos que tener en cuenta que no todos podemos acceder o tener la misma disponibilidad a las TIC, y que aun así, siendo en las sociedades desarrolladas tan amplia, sólo un reducido número de personas muestran problemas de adicción.

– Características de la personalidad. Ciertos rasgos hacen que algunas personas sean más vulnerables que otras a este tipo de adicción como: la impulsividad; la disforia (estado anormal del ánimo que se vivencia subjetivamente como desagradable y que se caracteriza por oscilaciones frecuentes del humor); la intolerancia a los estímulos poco placenteros, tanto físicos (dolores, insomnio o fatiga) como psíquicos (disgustos, preocupaciones o responsabilidades); la búsqueda exagerada de emociones fuertes; timidez excesiva, baja autoestima o rechazo de la imagen corporal, o un estilo de afrontamiento inadecuado ante las dificultades cotidianas; tener problemas psiquiátricos previos (depresión, fobia social u hostilidad) aumentan el riesgo de ser adicto a Internet.

– Insatisfacción personal. Hay personas que muestran insatisfacción con su vida o que carecen de un afecto consistente y que intentan llenar esa carencia con drogas o alcohol o con conductas sin sustancias (compras, juego, Internet o móviles). En estos casos Internet o los aparatos de última generación actúan como una prótesis tecnológica.

¿Cuáles son los mitos más comunes sobre las drogas?

1. “Las drogas ilegales (como la cocaína y la marihuana) son más peligrosas que las legales (como el alcohol, el tabaco y los psicofármacos)”. Esto es falso ya que muchas drogas legales como el alcohol, producen una mayor dependencia tanto física como psicológica y, por tanto, un mayor peligro.

2. “Las drogas legales no tienen riesgos”. A pesar de que el alcohol y el tabaco sean sustancias legales y, hasta hace cierto tiempo, no excesivamente mal vistas por la sociedad, lo cierto es que siguen siendo drogas ya que actúan sobre el organismo produciendo efectos negativos y, además, pueden generar tolerancia y dependencia.

3. “Cuando tomas cocaína, aumentan tus relaciones sociales”. El efecto estimulante de la cocaína puede dar una falsa sensación de seguridad en uno mismo y cierta sociabilidad. Es un efecto pasajero, acompañado de una bajada intensa que causa fatiga, depresión, mal humor e, incluso, agresividad.

4. “Las drogas naturales no comportan ningún riesgo para la salud”. Esto no las hace inocuas e inofensivas.Entre estas sustancias se hallan determinados tipos de marihuana y setas, con efectos muy potentes, ya que producen alteraciones en el funcionamiento normal del cerebro.

5. “Es que tengo que fumar para tranquilizarme”. El tabaco es una droga estimulante del sistema nervioso central. La sensación de bienestar que produce proviene de la falta de nicotina en el cerebro porque se suprime el síndrome de abstinencia.

6. “Yo sólo bebo alcohol los fines de semana”.Consumir alcohol de una forma importante, aunque sea puntual, puede acarrear efectos tan importantes para la salud como los derivados de un coma etílico así como todos aquellos asociados a conductas de riesgo; por ejemplo, conducir bajo los efectos del alcohol, prácticas sexuales sin protección y las posibles consecuencias de todo ello.

7. “Después de beber mucho, el truco es tomarse un café y luego ya se puede conducir sin peligro”. Necesitas tiempo para que tu cuerpo elimine todo el alcohol que has tomado. Lo que conseguirás con un café es ponerte tenso pero no alerta –que sería lo que en realidad buscabas-ni tampoco mantener tus sentidos al nivel suficiente de antes de beber el alcohol, por tanto no te encuentras en condiciones adecuadas de conducir.

8. “Cuando llevo alguna copita de más, ligo mucho más”. Es cierto que, inicialmente, el alcohol proporciona una sensación de euforia y desinhibición, con lo cual se pierde la vergüenza a la hora de hablar, bailar… Sin embargo, lo que se está obteniendo es una percepción distorsionada de la realidad y, por ello, se pueden hacer cosas que no se harían en estado lúcido.

9. “Si vomitas, aumentas la eliminación de alcohol”. Tal y como ya hemos dicho, ni vomitando, refrescándose o tomando café son métodos efectivos para eliminar el alcohol que tenemos circulante en sangre de una forma más rápida.Por otra parte, la única ayuda será para que el joven se siente más despierto.

10. “Los maltratadores consumen mucho alcohol y eso les hace violentos”.Aunque el alcohol y otras drogas reducen los umbrales de inhibición y pueden actuar como detonante de violencia, los factores de riesgo más importantes en los maltratadores son las creencias interiores y los rasgos de personalidad. Por tanto, no todas las personas adictas serán violentas.

11. “Al tomar cocaína, no se notan los efectos del alcohol”. Es una sustancia estimulante que puede enmascarar el efecto depresor del alcohol pero no eliminarlo o disminuirlo. Por tanto, aunque se produce una cierta sensación de control de la situación, las capacidades cognitivas y volitivas siguen estando alteradas.

12. “Dejar la heroína es casi imposible”. Comenzar un tratamiento de deshabituación de la heroína es importante y difícil, pero no imposible. El consumo de heroína tiene asociado un factor de marginalidad y de falta de apoyo social y familiar que suele dificultar la recuperación. Actualmente, hay tratamientos farmacológicos efectivos que facilitan la deshabituación y este proceso favorece la incorporación en programas de reinserción social y laboral.

13. “Una intoxicación grave con alcohol puede producir la muerte”. Si la intoxicación es grave, existe un alto riesgo de morir, ya que puede causar parálisis respiratoria y compromiso cardiovascular. También puede provocar pérdida de conocimiento, problemas respiratorios, gastritis crónica y alterar el funcionamiento del hígado, lo que puede llevar finalmente a una cirrosis hepática. Además puede provocar una hepatitis aguda que eventualmente puede causar la muerte.

14. “Mientras más joven se comience a consumir drogas, más probabilidades hay de ser dependiente”. Diversas investigaciones señalan que mientras más temprano se inicie el consumo de drogas, más probabilidades hay de generar una adicción (dependencia de las drogas). Esto se debe a que el organismo joven se encuentra en desarrollo y, por lo tanto, es más vulnerable a los efectos de las drogas.

15. “Es importante la familia en un tratamiento de drogas”. Cuando se ha consumido drogas por un tiempo largo, generalmente la persona no es capaz de reconocer que depende de ellas y no puede dejarlas por simple voluntad y se le debe ayudar. En esto la familia juega un rol fundamental. Los tratamientos más exitosos incluyen el trabajo y apoyo profundo de la familia del paciente.

16. “Las drogas son un problema sólo de los más pobres”. El consumo de drogas se presenta en todos los niveles socioeconómicos. Con frecuencia se asocia este problema con personas más desfavorecidas socialmente, no obstante, hay quienes teniendo una buena situación económica, presentan consumo habitual de drogas y alcohol. La pobreza y la marginación social pueden ser factores de mayor vulnerabilidad, pero ciertamente hay personas con carencias materiales que no las consumen.

17. “Es importante enseñarles a los niños a beber desde chicos”. Los niños no deben beber, pues el alcohol les causa daños, aunque sea en pocas cantidades. Los niños y adolescentes se encuentran en pleno desarrollo emocional y físico, por lo que las consecuencias del consumo pueden ser muy graves.

18. “Es mejor no hablar de drogas, ya que puede estimular el consumo”. La mejor manera de enfrentar el tema es conversar, informarse y estar preparado para saber qué hacer. Los padres podemos apoyar a los hijos, mostrando un claro rechazo a las drogas, dándoles nuestra opinión y ayudándolos a tomar decisiones.

¿Quiénes están más expuestos a consumir drogas?

Esta pregunta puede ser contestada con la definición de aquellos factores de riesgo existentes, que hacen que ciertas personas sean más vulnerables ante el consumo de drogas.

En primer lugar definir qué son los factores de riesgo: conjunto de características sociales o individuales que en determinados momentos incrementan la vulnerabilidad de las personas ante el consumo de drogas, o que refuerzan el uso y abuso de estas sustancias. Hay factores de riesgo relacionados con las características de los sujetos y otros vinculados con el contexto. Si bien hay que tener en cuenta que estos factores de riesgo sólo condicionan o favorecen los consumos de drogas, pero no pueden establecerse una relación de causa-efecto entre ambos, es decir, se relacionan pues con la probabilidad de consumir drogas y no con la determinación.

Las investigaciones realizadas sobre el tema identifican una amplia gama de factores de riesgo que se presentan en cuatro categorías básicas: relacionados con las sustancias, de carácter individual o personal, de carácter microsocial y de carácter macrosocial.

Factores de riesgo vinculados a las sustancias
-La accesibilidad de las sustancias (a mayor accesibilidad mayor riesgo de consumo).
-Propiedades farmacológicas de las sustancias (hay sustancias con mayor capacidad de generar dependencia)
-La vía de administración de la sustancia.
-Creencias y atribuciones asociadas a las sustancias y a su consumo (la falta de información o determinados estereotipos propician el consumo).

Factores de riesgo de carácter personal
Factores de tipo físico:

  • Edad del consumidor
  • Sexo
  • Factores de tipo genético (influyen en la sensibilidad, tolerancia y dependencia que cada sujeto desarrolla).
  • Desfases en el desarrollo físico.

Factores relacionados con el desarrollo evolutivo y/o la personalidad del sujeto:

  • Experimentación temprana con drogas.
  • Ausencia o pobreza de una identidad personal (falta de autonomía, dificultad para resolver conflictos, dificultad para el manejo del estrés y ansiedad, baja tolerancia a la frustración, falta de autoestima, sistema de valores poco claro, trastornos emocionales, falta de confianza en el futuro, etc).
  • Situaciones críticas vitales


Factores de riesgo de carácter microsocial

-Relacionados con la familia: estilo educativo y relaciones afectivas.
-Estructura familiar: desestructuración familiar, rigidez…
-Relaciones en la familia: falta de comunicación, escasa cohesión familiar, escaso apoyo entre los miembros de la familia.
-Modelo familiar: hábitos y estilos de vida de los miembros de la familia
-Relacionados con el grupo de iguales: grado de dependencia hacia el grupo.
-La presión del grupo hacia el consumo de drogas.
-Estilo del grupo en relación al consumo de drogas.
-Relacionados con el mundo laboral: rol, formación, fatiga, estrés.

Factores de riesgo de carácter macrosocial
-Sistema de valores dominantes
-Actitudes sociales
-La inexistencia de control normativo.
-La ausencia de vínculos sociales, de lazos colectivos.
-La escasez de alternativas de ocio.
-Los medios de comunicación.
-La influencia de la publicidad.
-Situaciones de privación social o económico

¿Cómo sé si mi hijo sufre acoso escolar (bullying)?

Es importante trabajar la confianza con nuestros hijos, sin perder el rol de padres, para conseguir que cuenten con nosotros a la hora de pedir ayuda. El bullying y ciberbullying (acoso en la red, por internet o móvil) son problemas en auge y es fácil que nuestros hijos lo vivan bien como sujetos activos (acosan), pasivo (son acosados) o testigo (ven que se le hace a un tercero). Se consideran signos a los que hay que prestar atención si vuestro hijo/a no quiere ir al Instituto, está triste o irritable, no tiene relación con sus compañeros, tiene baja autoestima, etc. Favorezcan la comunicación e informen al tutor u orientador del Instituto y ofrecer la ayuda de un especialista.

Mi hijo/a quiere ir a una fiesta…¿qué hago?

Las fiestas de los adolescentes deben ser supervisadas y cada familia determina los métodos de supervisión. Es recomendable establecer previamente una serie de reglas o acuerdos con nuestro hijo/a, explicarles las razones y lo que se espera de él o de ella.

¿Qué debería hacer si mi hijo/a me dice que un amigo consume drogas?

Es importante en primer lugar que valore el hecho de que su hijo/a le diga que un amigo está consumiendo drogas , es muy positiva esta expresión de confianza en usted. Debe ofrecerle toda la información necesaria para que pueda su hijo/a enfrentarse a esa situación difícil y confusa, incluso puede pedir ayuda o información sobre drogas (info@fundacionarcoiris.org). Es una oportunidad para poder hablar en casa sobre los efectos del consumo de drogas y explicar términos como abstinencia, dependencia y tolerancia. Aproveche para discutir con su hijo/a maneras de ayudar a su amigo y cómo puede expresar a su amigo el malestar que le genera el que consuma drogas. Algunas estrategias comunicativas que pueden tener en cuenta:

Es recomendable que su hijo/a exprese interés por ayudarlo y evite juzgar utilizando expresiones como “estoy preocupado por ti”. Con ejemplos concretos de situaciones que hayan vivido: “ Estaba realmente preocupado cuando llegaste borracho a la fiesta “, en lugar de “Tienes un problema de bebida”

Su hijo/a debe elegir un momento adecuado para expresarle su preocupación, solamente debe hablar con su amigo cuando este sobrio. El hablar a un adolescente bajo la influencia de las drogas puede ser muy frustrante ya que no tienen capacidad de escucha y reflexión si están consumidos.

Puedes ayudar a tu hijo/a a establecer unos límites que le protejan de situaciones peligrosas y asesorarle para que hable con su amigo: “Yo sólo quiero pasar tiempo contigo cuando estás sobrio¨”

Por último es importante hacerle ver a su hijo/a que no debe decepcionarse si su amigo no cambia inmediatamente su conducta y reforzarle por su buena intención y preocupación. Además es importante valorar que haya buscado vuestro apoyo y que haya puesto límites, reforzando su autoestima y su capacidad para no dejarse llevar.

¿Qué debería hacer si descubro que mi hijo/a ha consumido alcohol, tabaco u otra droga?

Primero, buscar información. ¿Qué tomó? ¿Ha sido una vez o lo ha hecho más veces? ¿Qué ha aprendido tu hijo/a de la experiencia?

Basado en las respuestas a las preguntas anteriores, tienes un número de opciones, ya sea conversación, disciplina, y/o evaluación profesional. La conversación puede ayudar a entender los sentimientos de tu hijo y motivaciones. El uso de drogas puede haber sido un esfuerzo para hacer amigos, reducir la tensión, quitar el aburrimiento etc. Ayudar a su hijo a encontrar métodos alternativos para conseguir esas metas podría eliminar el problema. Dado que el uso de drogas disminuye la confianza de los padres en el juicio y responsabilidad de sus hijos, las consecuencias disciplinarias pueden parar a un joven de otras experimentaciones siempre y cuando no exista un uso crónico de alcohol u otras sustancias. Las consecuencias disciplinarias pueden ser: permanecer en la casa, perder privilegios como el uso de las TIC, llegar temprano. etc. Si se sospecha que el problema no ha sido sólo un consumo puntual, debe hacerse una evaluación profesional (info@fundacionarcoiris.org). La mayoría de las familias no buscan ayuda profesional porque fallan en entender la naturaleza de la dependencia química, esperan que el problema se va a resolver o entran en la negación de su hijo. Pueden considerar las drogas como algo inevitable en el periodo adolescente. Sin embargo, una evaluación profesional puede determinar la extensión de la seriedad del uso de alcohol y otras drogas en una persona joven .

¿Cómo pueden los padres prevenir que sus hijos/as prueben o consuman alcohol, tabaco y otras drogas durante la adolescencia?

Es bueno crear una buena comunicación familiar desde pequeños, escoger momentos de enseñanza en los que poder hablar acerca del alcohol u otras drogas casualmente, sin realizar una conversación formal. Estos momentos pueden venir en respuesta de artículos de periódicos , tras ver el telediario o alguna película , en programas de TV o en anuncios publicitarios.
Es importante mantener una escucha activa. Los niños a todas las edades están más dispuestos a hablar cuando sus padres escuchan; el dar demasiados consejos o pretender tener todas las respuestas, bloquea las líneas de comunicación de los hijos/as hacia los padres.

Eleve la autoestima de su hijo. Ayude a que su hijo desarrolle actitudes e intereses que van a ayudar a sentirse capaz y confiable. Un joven que siente positivo con respecto a sí mismo va a tener mayor respeto por sí mismo para decir “no” al alcohol y las drogas.

Fomente los valores en el ámbito familiar. Los valores familiares y las expectativas en torno al uso de las drogas puede ayudar a su hijo a mantener conductas sanas y hacer decisiones sanas frente a las tentaciones y presiones sociales.

Examine sus propias actitudes y conductas. El ejemplo es una de las herramientas de enseñanza más poderosas de los padres.

Reconozca el poder de la presión de los compañeros en la vida de su hijo. Usted puede ayudar a convertir la presión de sus compañeros en un fuerza positiva en la vida de sus hijos. Pase tiempo con ellos.

Factores relacionados con el problema del consumo de drogas o adicción.

La adicción tienen su origen en diversos factores de carácter biológico, psicológico y social. El mayor o menor peso que cada uno de los factores causales o determinantes de las drogodependencias va a tener, varía para cada sujeto y contexto histórico.

INDIVIDUO:
-Factores Genéticos y Neurofisiológicos
-Estilos cognitivos y conductuales
-Patrones de personalidad
-Proceso de socialización

SUSTANCIA:
-Tipo y efecto de la sustancia
-Patrón de consumo
-Uso/abuso
-Tipo y efecto de la sustancia
-Patrón de consumo
-Dosis
-Tiempo de consumo

CONTEXTO
-Estereotipos sociales
-Factores históricos
-Marcos culturales
-Valores y actitudes de los grupos sociales
-Disponibilidad real de la sustancia en el entorno
-Aceptación social del consumo
-Grupos sociales de relación
-Percepción de uso y disponibilidad

¿Influyen factores genéticos o hereditarios para el consumo de drogas?

Estudios recientes demuestran que los factores hereditarios juegan un papel importante en la adicción a las drogas. En algunas ocasiones un individuo puede heredar cierta dotación de receptores a sustancias en específico, lo que hace que el encuentro de una droga y una persona con dicha predisposición genética incrementa la posibilidad de que sufra una dependencia, ahora bien, no es el único factor determinante

¿Qué otros factores podemos considerar?
-Factor emocional: También existen factores del tipo emocional que van relacionados a la forma en como somos creados, con ciertas pautas, las cuales hacen que algunas personas sean más dependientes que otras.
“Por ejemplo, la persona que desarrolle menor autoestima, que tenga dificultades para resolver conflictos emocionales, mantenga relaciones tóxicas, entre otros conflictos que suelen darse en la familia”

-Factor de identidad: Existen factores que precipitan a un joven ser más vulnerable. En el caso de las adicciones, los cambios que se dan durante la adolescencia tanto físicos, psicológicos, o de identidad, en ocasiones propician que la persona sea más vulnerable a probar y depender de sustancias ilegales.

-Factor social: la presión social ejerce un rol muy importante en esta etapa, ya que los jóvenes que viven en grupo, todavía no consolidan una identidad propia, lo que hace propicio el espacio para imitar las conductas del grupo” y con ello entrar al mundo de las drogas

-Curiosidad: Otro factor que suele mencionarse es el de la curiosidad, que mucho tiene que ver con la disponibilidad de la sustancia.

Los padres ¿son responsables del consumo de drogas de sus hijos?

Los padres son responsables de la educación y desarrollo de sus hijos, dentro del cual han de estar cubiertas todas sus necesidades. El que estos factores no se tengan en cuenta, y en cierto modo no se atienda a algunos en concreto, como es el aprendizaje de la gestión de las emociones, la resolución de conflictos, la creación de hábitos saludables, promoción de una autoestima sana entre muchos otros, pueda dar lugar a que dentro del entorno social, la presión que puede generar en la adolescencia el grupo de iguales junto a la curiosidad por conocer y tener nuevas experiencias, el adolescente llegue a tener contacto con sustancias tóxicas, y este contacto llegue a convertirse en una adicción.

¿Cómo saber si mi hijo o alguien de mi familia está en riesgo de consumir drogas?

Algunos de los signos de sospecha de consumo podrían ser:
1. Aumento de la necesidad de dinero, traducido en:
-Pedir dinero a la menor oportunidad y recogerlo en el menor descuido.
-Cambiar objetos de valor con sus hermanos y compañeros.
-Gastar las sobras de la compra.
-Acudir a parientes, abuelos, tíos, etc. con necesidades urgentes de dinero a cambio de hacer algo.
-Inventar necesidades urgentes para sus estudios, como material escolar.

2. La búsqueda incesante de la sustancia o de personas del ámbito donde encontrar la sustancia, se manifiesta en:
-Salidas repentinas y a deshora.
-La pérdida de los compañeros con quienes acostumbraba a salir.
-Estar siempre pendiente del teléfono.
-Llegar a casa a altas horas de la madrugada.
-Intentar eludir a compañeros y/o amigos que puedan advertir el problema.
-Esconder objetos y utensilios en lugares recónditos de la casa.

3. El/la adolescente o persona, modificará su comportamiento:
-Discutirá con sus familiares respecto a las normas de convivencia establecidas en la familia.
-Se mostrará cada vez más reservado con sus propias cosas.
-Se relacionará menos con la familia, perdiendo los canales de comunicación.
-Tendrá cambios de humor bruscos: lo mismo está simpático, agradable y atento que se muestra suspicaz y agresivo.
-Modificación hábitos de sueño.
-Descuidará su aspecto personal.
-Se puede convertir en un gran manipulador de la familia, buscando todas la situaciones que le conduzcan al consumo.

¿Cuáles son los efectos de las drogas más usadas?

Alcohol
Es un depresor del SNC, y sin duda la droga de mayor consumo, con gravísimos efectos, tanto en el individuo, como en la sociedad, salud pública, en lo laboral y en lo familiar. El alcohol provoca dependencia fisiológica y un comportamiento compulsivo hacia la bebida. Es habitual que la dependencia y abuso de alcohol se asocie a otras drogas.
– Intoxicación aguda: Dependiendo de los niveles de alcoholemia, se distinguen las siguientes fases:
-Fase de excitación (100-200mgrs/100ml) apareciendo:
-Verborrea
– Euforia
– Reducción de la vigilancia
– Fase de ebriedad ( 200-300mgr/100ml ), dando lugar a:
– Falta de coordinación
– Pensamiento incoherente
– Ataxia (pérdida de coordinación.)
-Fase de anestesia (300-400mgrs/100ml produciendo:
-Parálisis con sueño más o menos profundo.
-Fase de coma ( > 500mgrs/100ml ), produciendo:
-Hipotonía
-Hiporreflexia
-Anestesia
-Respiración estertorosa
-Coma
-Intoxicación crónica:
Los consumos prolongados dan lugar a la dependencia físico-psíquica, caracterizada por tolerancia, deseo de consumo y síndrome de abstinencia, así como a trastornos orgánicos y neurológicos.
-Síndrome de abstinencia. Aparece habitualmente a las 12 h. después de la última ingesta, siendo claramente perceptible a las 24 h. y remitiendo a los 4-5 días. El síndrome de abstinencia se caracteriza por: Hiperactividad, temblor distal de manos, insomnio, náuseas o vómitos, alucinaciones visuales, táctiles, auditivas, agitación psicomotora, ansiedad y delirium.

Cannabis
Procede de una planta llamada cáñamo. Hay variedades de esta planta, la llamada cannabis sativa es de donde se obtiene el cannabis; y el cáñamo índico es de donde se obtiene la maría y el hachís, (resina de las hojas y las flores hembra).
-Intoxicación por cannabis: los síntomas comienzan entre los 10-20 minutos de ser fumada y duran entre 3 y 4 horas. Los efectos, varían en función de las características de la sustancia, el sujeto consumidor y el contexto.
-Efectos: reacción inicial euforizante, sedación, tendencia a la risa o al llanto, alteración de la memoria inmediata, alteración del sentido del tiempo, distorsión de la percepción sensorial, ansiedad, disforia, sueño, inyección conjuntival, sequedad de boca y aumento del apetito.

Cocaína:
Viene de la planta de coca, nativa de las altas cadenas montañosas de Sudamérica. Es un alcaloide extraído de la hoja de coca y está considerado como el más poderoso estimulante natural del SNC. Fue utilizada como anestésico local y vasoconstrictor.
Debido a la corta vida de la cocaína se precisan dosis frecuentes para mantener su efecto euforizante. Es muy característico de la dependencia cocaínica el intenso deseo de consumir o craving.
-Formas de consumo:
-Hoja de coca: se consume mascada o en forma de infusión
-Pasta de coca (basuco): se obtiene añadiendo hojas de coca macerada a ácido sulfúrico y queroseno o gasolina. Se consume fumada con tabaco o cannabis.
-Hidrocloruro de cocaína (cocaína): se • obtiene tratando la pasta de coca con ácido clorhídrico. Se consume inhalada, fumada e inyectada.
-Pasta básica de cocaína (base): es el alcaloide de la cocaína, se obtiene tratando el hidrocloruro de cocaína con un alcali. Se inhala o se fuma.
-Crack: es una forma de presentación de la base en cuya obtención se emplea • agua en lugar de éter. Se fuma.
-Cocaína mezclada con heroína (revuelto).
-Intoxicación por cocaína:
-Sistema nervioso: euforia, excitación, cefaleas, midriasis, náuseas, conducta estereotipada, temblores, psicosis, alucinaciones, convulsiones.
-Sistema circulatorio: taquicardias, hipertensión, palidez.
-Sistema respiratorio: respiración prolongada y rápida, cianosis, diseña, edema • pulmonar, insuficiencia respiratoria y muerte.

Opiáceos
Sustancia que se extrae de una planta llamada adormidera. Gran parte de los opiáceos se utilizan con fines médicos, bien como potentes analgésicos (morfina, buprenorfina ), anestésicos, antidiarreicos o antitusígenos ( codeína ). La heroína es consumida por vía intravenosa, fumada o inhalada. La dependencia a opiáceos suele estar asociada a una fuerte tolerancia y a la presencia de un síndrome de abstinencia.
-Intoxicación por opiáceos:
La sintomatología inicial asociada a la intoxicación suele revestir un carácter desagradable, con náuseas y vómitos, estando seguida de cambios de carácter psicológico o comportamental con: euforia, sensación de tranquilidad, aumento de la sensación de energía vital, supresión del hambre y preocupaciones, estado placentero, analgesia, distanciamiento de la realidad, l
La sintomatología fisiológica se caracteriza por: miosis, falta de apetito, somnolencia, dificultad para la micción, estreñimiento, vasodilatación periférica,
Dosis muy elevadas pueden provocar estados: comatosos, depresión respiratoria, colapso, muerte.
Síndrome de abstinencia:
La dependencia a opiáceos suele estar asociada a una fuerte tolerancia y a la presencia de un síndrome de abstinencia caracterizado por:
• Necesidad de consumir opiáceos…….. Disforia
• Náuseas o vómitos ……………………….. Dolores musculares
• Lagrimeo o rinorrea ………………………. Dilatación pupilar
• Piloerección………………………………….. Diarrea
• Bostezo………………………………………… Insomnio
El síndrome suele aparecer a las 8 h. después del último consumo, siendo su momento más fuerte sobre las 48h. para luego ir decreciendo y desaparecer los fenómenos físico a los 6 días.

Anfetaminas
Son sustancias estimulantes que provocan fuertes efectos sobre el SNC. Se usan con fines médicos en cuadros de narcolepsia, déficit de atención. El consumo prolongado de anfetaminas provoca dependencia psicológica y una fuerte tolerancia, produciendo un síndrome de abstinencia leve.
• Intoxicación aguda:
Produce un cuadro con sensación de bienestar y vigor, con tendencia al contacto social, hiperactividad, inquietud, hipervigilancia, locuacidad, ansiedad tensión, alerta, comportamientos estereotipados y repetitivos, violencia.
• Intoxicación crónica:
Se caracteriza por un embotamiento afectivo, fatiga, tristeza, retraimiento social, taquicardia o bradicardia, variaciones en la tensión arterial, sudoración o escalofríos, vómitos, pérdida de peso, crisis comiciales, psicosis anfetamínica.

Drogas de diseño
Bajo esta denominación se agrupan una serie de sustancias obtenidas de la síntesis química clandestina, en su mayoría de tipo anfetamínico, análogas a sustancias utilizadas con fines médicos. La principal droga de diseño es la MDMA o éxtasis
• Intoxicación:
El MDMA se ingiere por vía oral en dosis de 50-100mgrs. Los efectos aparecen a los 20 a 60 minutos y desaparecen a las 24 h.
Se puede señalar tres fases de acción:
-Desorientación
-Euforia exagerada que puede durar de 2 a 3h.
-Sociabilidad
-Alteraciones psicológicas: depresiones, psicosis, trastornos cognitivos y de memoria, cambios perceptivos, crisis de pánico y alucinaciones visuales.
-Alteraciones fisiológicas: ansiedad, agitación, anorexia, temblores, náuseas, rigidez muscular, midriasis, taquicardia, muerte. Los efectos adversos se asocian al hecho del consumo en espacios poco ventilados, con una importante actividad física, sin reponer líquidos.

Inhalables
Son compuestos orgánicos utilizados como disolventes en gran número de productos de consumo habitual. El abuso consiste en la aspiración de disolventes orgánicos volátiles o de gases. Los compuestos habituales de abuso proceden de colas y adhesivos industriales, pinturas, barnices, aerosoles, acetona y gasolina. Su fácil adquisición, su bajo coste, su venta autorizada y una importante actividad psicoactiva, favorecen su consumo, especialmente por parte de adolescentes de clases sociales desfavorecidas.
• Intoxicación:
Penetran en el torrente sanguíneo por absorción pulmonar, llegando muy rápidamente al cerebro. La intoxicación se caracteriza por: sensación de euforia y bienestar inicial, distorsión de la percepción, confusión, torpeza mental, desorientación, delirio y seudoalucinaciones, irritación conjuntival y vías respiratorias, lagrimeo, vómitos, tos, cefaleas e hipersalivación, ataxia,convulsiones y coma, muerte súbita por anoxia, aspiración del vómito, anemia, alteración renal y hepática.

Si no hemos resuelto tus dudas, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este formulario y te ayudaremos lo antes posible.

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto (requerido)

¿Cuál es tu duda o consulta? (requerido)