El pasado 22 de enero, España acudió a su Examen Periódico Universal en el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, En este acto se evalúa la situación de los estados miembros, para comprobar si cumplen las obligaciones en materia de Derechos Humanos.

Como resultado, España ha recibido más de 200 recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para mejorar la situación de nuestro país. El borrados ya está disponible para su visionado, en concreto, la mayoría de críticas giraron en torno a la violencia contra las mujeres, la situación de los migrantes y la Ley Mordaza.

Varios países felicitaron a España por los avances y los pasos dados en materia de la lucha contra la violencia machista y celebraron el Pacto de Estado contra la Violencia de Género llevado a cabo por el estado español. Aún así animaron a las autoridades españolas a continuar el camino emprendido con más firmeza y seguir tranajando en ello.
Es cierto que se está trabajando en materias de violencia machista, pero todavía queda mucho trabajo por hacer. Las estadísticas y los numeros sobre esta situación evidencia que existe un problema que hay que eliminar. Algunas recomendaciones iba en dirección a la mejor de la formación de jueces, juezas y  Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en violencia machista.

Sin embargo, no solo se centró en continuar y mejorar la lucha contra la violencia de género, muchas de las peticiones iban a parar en la lucha contra la trata con fines de explotación sexual. Haciendo memoria sobre la situación de España en materia de trata de personas, recordar el informe de Movimiento por la Paz en el que señalaban a España como uno de los principales destino de la trata de mujeres con fines de explotación sexual. La mayoria mujeres, entre 18 y 25 años que provi8enen de Nigería, Rumanía, China, Brasil y Bolivia.
De ahí que uno de los grandes reclamos era la necesidad de aprobar un plan de Acción que combata la trata de personas en España. Sigue siendo una tarea pendiente por parte del estado y que no puede estar más años sin darle la importancia que requiere y empezar a trabajar concienciadamente en esta cuestión.

Otras de las recomendaciones fueron en dirección a evitar situaciones de discriminación por cuestión de raza. Malasia, por ejemplo, pidió a España fortalecer medidas para abordar todas las formas de discriminación contra minorías. Filipina, en su caso, solicitó asegurar recursos financieros adecuados para programas que luchen contra la discriminación.
México, Eslovaquia y Ecuador, por su parte, pidieron a España que tome medidas para que no se produzcan controles de identidad basados en motivos étnicos y raciales.
Finalmente, destacar que también tuvieron un espacio relevante las peticiones relacionadas con la necesidad de ratificar la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares; y otras recomendaciones, ya habituales, que apuntan a la necesidad de acabar con la impunidad franquista o investigar a fondo las denuncias de torturas o malos tratos de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Resumen de la comunicaciones de las partes interesadas sobre España: Consejo de los Derechos Humanos