Recibir visitas de personas que nos aprecian siempre es agradable. Abrirles las puertas de nuestra casa, preparar cada detalle para que se sientan cómodos; abrir junto con nuestra casa, una parte de nuestro corazón; y saber que no estamos solos; ésa es parte del maravilloso encanto de recibir visitas.

De entre las muchas actividades que realizamos con nuestros usuarios y usuarias tanto de las comunidades terapéuticas como de las residencias de menores, ha destacado en esta ocasión la visita a la Residencia de Menores de Vado de los Bueyes por parte varios alumnos y profesores del IES Diego de Bernuy. Les hemos recibido (equipo y usuarios) con esa mezcla de nervios e ilusión que uno siente cuando es anfitrión, ese cosquilleo que te recorre y esas ganas de disfrutar de un momento compartido en buena compañía.

Desde aquí queremos darles las gracias, porque su visita no es una simple visita, su visita es una clara muestra de su interés por integrar a “nuestros niños” y un claro ejemplo de que conocer las realidades de cerca es la mejor manera de aprender tolerancia y respeto.

¡GRACIAS A TODOS/AS!