Hoy 30 de julio es el Día Mundial contra la Trata de Personas y desde Emet Arco Iris nos sumamos a la labor de concienciar sobre este grave problema que afecta a la sociedad y en el que debemos trabajar para su erradicación.

La trata de personas ha estado presente desde los orígenes del ser humano y pese a los cambios que se hayan producido en las características y/o número de personas afectadas, su permanencia se ha mantenido hasta la actualidad.

Este problema es uno de los mayores ejemplos que existe de la vulneración de los Derechos Humanos, afectando a mujeres, hombres, niños y niñas de todo el mundo. Si bien es cierto que los casos se producen prácticamente en todos los continentes, existen zonas en las que el número de casos es notablemente superior.

Tal y como se puede observar en el gráfico realizado por la UNODC con los últimos datos de 2020, la región más afectada es Asia Oriental, siguiéndole muy de cerca la parte de África Subsahariana.

Emet Arco iris contra trata - gráfico 1

Fuente: Epdata

Con estos datos podemos extraer que en estas zonas cada día cientos de personas trata de huir no solo de conflictos bélicos, sino también de traficantes que ponen en peligro su vida.

Las mujeres, niñas y niños se convierten en las principales víctimas de la trata.

Cuando se aborda el problema de la trata, el género vuelve a ser determinante. Más de la mitad de las víctimas son mujeres y niñas que están sometidas, principalmente, a violencia sexual y matrimonios forzosos.

Cabe destacar que una vez se ha procedido a la identificación como víctima de trata existe un punto de partida común en muchos de los casos: el engaño. Gran parte de estas mujeres buscan ofrecerle mejor calidad de vida a sus hijos/as, huir de la violencia doméstica o de otras formas de sumisión.

Ante esto, se inicia el denominado proceso de ‘enganche’ por el cual una o varias personas, ya sea de forma directa o indirecta, proceden a captar a la persona en cuestión mediante oportunidades encubiertas.

Jornadas que duplican lo permitido y sueldos precarios que son percibidos como la única vía para salir de la situación en la que se encuentran. Pero, ¿cuál es la verdadera realidad? Explotación sexual, prostitución, pedofilia, pornografía, turismo sexual o matrimonios forzosos.

Por otra parte, los niños son los principales afectados si analizamos la explotación laboral, la esclavitud y los servicios militares. Asimismo, los datos se asemejan entre niños y niñas si nos adentramos en el tráfico de órganos y las falsas adopciones, pues dada su escasa edad se les considera víctimas idóneas para estas prácticas.

Actuación integral y a todos los niveles para afrontar este reto.

Desde Emet Arco Iris destacamos la necesidad de abordar este problema con acciones conjuntas entre todos los agentes políticos, organismos internacionales y la propia ciudadanía.

Para la protección de cada una de estas personas será necesario actuar desde la más absoluta profesionalidad y visibilidad, pues solo de esta forma podremos intervenir, denunciar y trabajar en la protección de las víctimas.

¿Te unes a luchar contra la trata?

Cada una/o de nosotras/os podemos contribuir al fin de la trata mediante visibilidad, la difusión, la educación basada en la igualdad, la concienciación desde las edades más tempranas y la ayuda de aquellos profesionales que quieran contribuir con la causa.

La vida de las personas no es una mercancía.