Es frecuente que personas interesadas por el tema de las drogas nos pregunten si se consume más o menos que antes, tengan, o no, a alguien cercano con problemas de adición a algún tipo de droga.

La sensación es doble y contradictoria, por un lado se piensa que el consumo se ha extendido, sobretodo en jóvenes, pero por otro, el problema de la droga no aparece como tal en las encuestas sociológicas. .

¡¡Qué lejos estamos ahora de aquéllos años ochenta  y primeros noventa en que se disputaba los tres primeros puestos con el paro y el terrorismo!

¿Qué ha pasado? ¿Qué está pasando?; pues sencillamente que el consumo de drogas se ha generalizado, de manera que más personas consumen menos cantidad de droga cada uno, o bien, que ha cambiado el tipo de droga consumida, o  que la información en forma de campañas preventivas ha permitido a los consumidores quedarse en eso solamente, en consumidores, sin llegar a dar el paso a convertirse en abusadores; cuando lo den, si lo dan, será difícil, aunque no imposible, que recuperen la normalidad.

Las drogas de ahora tardan más tiempo en crear dependencia, lo que se llama período ventana, que es el tiempo que transcurre entre el inicio del consumo  y su afirmación como problema, este espacio de tiempo es ahora  más largo y además, su consumo o abuso no inhabilita a la persona para llevar una vida normal, como ocurría con la heroína, sobretodo en los primeros tiempos.

Si vuelve la heroína, como parece que puede ocurrir, les puedo asegurar que nos veremos otra vez como al principio, aunque por ahora nos salvamos,

¡¡de momento¡¡¡.