En esta ocasión envío el libro ‘Capitalismo antidrogas: Una guerra contra el pueblo’, escrito por Dawn Marie Paley y publicado este mismo año en México.

Dice Jorge Comensal, traductor de la obra, que a dos meses de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, me encontré con este libro recién publicado por la estupenda cooperativa AK Press. Comencé a leerlo con hambre, con ansías de que me ayudara a comprender la violencia que estaba (y sigue) devastando México y Centroamérica”.La autora, de origen canadiense, vive en Puebla, México.

Los acontecimientos de los últimos años confirman la tesis sostenida por el libro: que el Plan Colombia, la Iniciativa Mérida y otros programas trasnacionales, lejos de disminuir la producción y exportación de drogas hacia Estados Unidos, multiplican la violencia contra la sociedad civil, contribuyen al despojo territorial de los pueblos originarios, y modifican laleyes y dinámicas económicas en favor de los grandes capitales: mineras y agroindustrias que expolian los territorios desocupados, maquiladoras que explotan a los trabajadores reprimidos por el clima de violencia, empresas demasiado grandes para ser víctimas de la extorsión.

Se dice en el texto que los poderosos inversionistas extranjeros no se sienten amenazados por los cárteles del narcotráfico; a los que sí temen son a los líderes sociales que se oponen al despojo de los recursos naturales: a Mariano Abarca, el líder chiapaneco al que un sicario vinculado con la minera canadiense Blackfire asesinó en 2009; o a Javier Cruz, campesino defensor de los bosques de Petatlán, Guerrero, asesinado en 2011 presuntamente por órdenes de Rogaciano Alba Álvarez, a quien Cruz había denunciado como autor intelectual del feminicidio contra la defensora de los derechos humanos Digna Ochoa. Rogaciano Alba fue líder ganadero y alcalde priista de Petatlán, aliado al mismo tiempo de la maderera estadounidense Boise Cascade (contra la que Javier Cruz y otros ecologistas amenazados protestaban), del cártel de Sinaloa y La Familia Michoacana.

El libro es una aportación muy valiosa para entender el papel que la guerra antidrogas juega en este contexto. En la oscuridad de esta guerra han desaparecido decenas de miles de personas, entre ellas los 43 normalistas de Ayotzinapa. Ojalá que este trabajo sirva como una luz para seguir buscándolas.

Para leer el texto completo pincha aquí.