Que el Ser Humano, tiene capacidad para soportar las situaciones mas adversas, el sufrimiento mas extremo, es algo sobradamente conocido. Ahí esta la Historia para recordarnos a los supervivientes de los campos de concentración alemanes.

Uno de ellos, Víctor Frankle, neurólogo y psiquiatra fundó la Logoterapia tras su paso (o mas bien durante el mismo) por varios campos nazis como Auschwitz.

Usó una frase de Nietzsche para resumir su experiencia:

“Quien tiene algo por qué vivir, es capaz de soportar casi cualquier como”.

Los prisioneros que sobrevivieron a los campos de concentración son comparables con todas aquellas personas que desde las condiciones mas difíciles son capaces de “sobrevivir”.

Veo esta fortaleza en muchos hijos de personas drogodependientes. Niños y niñas que vienen al mundo muchas veces sin ser un proyecto de nadie. Nadie les espera y por tanto estorban. En el mejor de los casos son criados por abuel@s, por algún familiar que se hace cargo, o terminan en algún centro. Pudiera parecer que su destino esta escrito, que están condenados, y que harán suyo el hábito que arrastró a sus padres. Pero no es así. Hay PERSONAS que lejos de resignarse a un futuro que no parece otro que continuar con la “herencia familiar”, se resisten, le buscan un sentido a esas vidas que nadie querría, sacan fuerzas de flaqueza y se salvan así mismas de ese destino.

En conclusión: no hay nada que el Ser humano no pueda conseguir, incluido salvarse así mismo

 A  Manuel y a Aitor.